Cómo recuperarse después de la excursión: picadas de mayes y jejenes

Salir a la montaña y a los espacios naturales es una experiencia que transforma al ser humano: nos re-conecta con la parte más natural y esencial que tenemos. Sin embargo, también nos pone en contacto con las molestias que hemos abandonado al construir grandes ciudades. El volver a la naturaleza nos expone, principalmente, a los mayes y jejenes.

Los mayes y jejenes son insectos parecidos a los mosquitos, pero que habitan en las zonas rurales de nuestro país y en los espacios naturales. Su picadura es mucho más intensa que la del mosquito común, pudiendo producir graves alergias, infecciones y, como el mosquito, servir de vector para otras enfermedades.

Antes de compartir mis recomendaciones personales, quiero compartirles las recomendaciones de Darwin, quien es un mochilero reconocido por la comunidad internacional y quien cuenta, en el siguiente vídeo, su experiencia con los insectos, especialmente mientras recorría el Appalachian Trail. De más está decir que sus recomendaciones aplican 100% a nuestro clima, que es cálido y húmedo.


Entre las recomendaciones que Darwin ofrece se incluye
  1. tratar tu ropa y equipos con permethrin.
  2. utilizar repelente corporal.
  3. utilizar headnet y ropa contra-insectos.
Ahora les cuento lo que ha sido mi experiencia. Como con toda picadura de insectos, lo ideal es prevenir que la picadura ocurra. Por esta razón insistimos en dos recomendaciones, adicionales a las de Darwin, para cuando acampamos, las cuales tienen un gran impacto en reducir la posibilidad de una picadura de insectos.
  1. Utilizar repelente especial para el bosque y aplicarlo con frecuencia. Hemos utilizado el Off Deep Woods con excelentes resultados, pues el repelente común no le hace ni ji a los mayes.
  2. Nunca dejar la casa de campaña abierta. Mantenerla cerrada ayudará a que ese refugio esté libre de insectos.
Obviamente, al estar expuestos a los elementos del medio ambiente, puede que los insectos nos piquen aún siguiendo todas las recomendaciones anteriores. En este caso debemos tratar la lesión de manera apropiada, de acuerdo a los síntomas, y prevenir la infección de la misma. Conocer los primeros auxilios para lugares remotos es clave. Si estos insectos nos han picado debemos seguir las siguientes recomendaciones:
  1. Mantener la zona de la picadura limpia, para evitar infecciones.
  2. Evitar rascarnos para no lesionar más la piel y producir infecciones.
  3. Utilizar antialérgico para reducir la comezón, si es necesario.
  4. Aplicar crema de óxido de zinc en la picadura, ya que reduce la picazón (es el componente principal de los desodorantes).
Las picaduras de los mayes y jejenes se hacen más intensas varios días después, y es por esta razón que su cuidado y atención son importantes al volver a la ciudad. Si la picazón se mantiene, nos ha funcionado muy bien el aplicar desodorante sobre las picaduras (el óxido de zinc es el que hace el trabajo). Obviamente, si persiste el malestar después de varios días, si se mantiene la reacción alérgica o si se infectan, es muy importante visitar al médico para recibir un tratamiento profesional adecuado.

Las excursiones a los entornos naturales nos exponen, pero si nos preparamos adecuadamente podemos disfrutar de la belleza de la naturaleza de manera sana, libre, autónoma y responsable. #NosotrosAcampamos

Próximas Excursiones

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Río Partido Trail Day: 16 de Agosto 2022

Cómo prepararte para toda excursión