Lo que aprendí en esta travesía | Mi Testimonio

Testimonio del Trekking Crew
Por Michelle Domínguez 

No tengo palabras que describan en realidad lo que fue la Hoya del Toro para mí. El pasado miércoles (antes de la aventura del 17 de abril) tomé la decisión de aventurarme y, sin tener ningún equipo para hacer esta actividad, le escribí a César con un montón de miedo.


Les puedo decir que no fue uno de esos viajes para perderme y encontrarme, pero me perdí y, gracias a un grupo de ángeles que me adoptaron en esta aventura, me encontré.


Fue un viaje para disfrutar de las bendiciones que la vida tiene cada día para mí, para desconectarme del ruido, para hacer una pausa, para tener contacto con la naturaleza, para aprender y, sobre todo, para enseñarme la capacidad que tengo de hacer cosas que jamás imaginé que lograría.


Aprendí que unos se van alante, otros se quedan atrás y otros (como yo) simplemente van disfrutando del camino. Aprendí que tener miedo es parte de lo desconocido y no está mal. Aprendí que la vida nos agarra desprevenidos en el camino y que el amor se manifiesta hasta a través de una simple hoja.

Me devuelvo eternamente agradecida por el camino recorrido, por todo lo que lloré, por todo lo que reí, por las veces que me caí y me levanté, pero agradezco, por sobre todas las cosas, el haber compartido con ustedes. #AcamparEsFacil

Próximas Actividades


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Viajando al salto más grande de El Caribe | Mi Testimonio

Disfrutando de la naturaleza en El Bejucal | Mi Testimonio

Los 10 equipos esenciales para toda excursión