Aquí no te llevan de las manos, no te cargan el bulto y no te añoñan | Mi Testimonio

Testimonio del Trekking Crew 
Por Eduardo Sturla 

La motivación a ir a una excursión "backpacking" con Patas Sucias, o con mis amigos, viene por el deseo de romper la rutina y del reencuentro con la naturaleza. En el silencio del sendero, de la montaña, uno tiene tiempo y espacio de reflexión y de ponerse a prueba, tanto física como mentalmente


La experiencia con Patas Sucias, siendo ésta mi segunda vez, siempre es placentera y bien "aterrizada" o realista. César es, ante todo, una persona honesta, sincera, clara. Nunca te pinta mariposas en el aire. Pero, al mismo tiempo, es un hombre preparado, estudioso de las rutas y mapas, responsable, positivo, alegre y sumamente paciente.


César y su equipo te dan todas las herramientas, pautas y conocimientos para que hagas tu trekking y tu campismo de manera independiente. Ellos te dan las piezas del rompecabezas, pero el cuadro lo armas tú. Aquí no te llevan de las manos, no te cargan el bulto y no te añoñan. Usted es responsable de su bulto, sus equipos, su trayecto, el ritmo de caminar y el ánimo que le pones al sendero.


Los mejores momentos... hay tantos que no se pueden mencionar todos: desde terminar tu bulto por debajo de 30lbs, levantarte temprano el día del sendero y dar tus primeros pasos, hasta llegar a campamento y disfrutar cada gota de agua fría mientras te zambulles en  el río. Es que todo se magnifica en el campo: los colores, los sabores y los aromas se intensifican, y el cuerpo y al alma agradecen todo lo que la naturaleza te brinda: un sorbo de agua, un gajo de mandarina y una cerveza fría al final de la jornada, en un colmado de pueblo.


Hay momentos difíciles, eso está claro: El cansancio, las subidas empinadas, la falta de aliento, el sol abrasador del mediodía, los malles y jejenes, las zarzamoras que cortan tus piernas. Pero eso también lo agradeces. Esos obstáculos te hacen más fuerte. En un momento del trayecto, ya bajando y adolorido pensaba en La Montaña, que no es buena ni mala. Está ahí. Es a uno que le parece inmisericorde en un momento, cuando la subes, o luego te parece majestuosa  y hermosa cuando la escalas y ves el paisaje. Pero La Montaña es la misma. Ha seguido ahí inmóvil durante millones de años. Tú no le importas. El que debe llevar cosas o dejar cosas en La Montaña eres tú, y de eso dependerá el viaje.


Recomendaciones a todo el que se inicie en esto: lea, estudie, llévese de los consejos de los que saben. Invierta en buenos equipos. Trate de llevar menos cosas. Sea ligero con su equipaje físico y con su equipaje mental. ¡Comparta! ¡Sea solidario! En las excursiones hay miles de momentos para conocer personas nuevas, gente que necesita una mano amiga, un pedazo de chocolate o que le enseñen a usar su tanque de butano. Sobre todo, diviértase. Aquí nos venimos a divertir y a pasarla bien. #AcamparEsFacil

Próximas Actividades

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Viajando al salto más grande de El Caribe | Mi Testimonio

Disfrutando de la naturaleza en El Bejucal | Mi Testimonio

Los 10 equipos esenciales para toda excursión