Mitos y realidades del Valle del Tetero

Este próximo fin de semana largo, del 1 al 4 de noviembre, nos vamos de excursión hacia el Valle del Tetero. Como es ya nuestra costumbre, queremos compartir contigo algunos mitos y realidades que se escuchan comúnmente cuando uno habla de este icónico valle.


1. Ir al Valle del Tetero es tan difícil como ir al Pico Duarte: Mito.

Aunque el punto de inicio del camino más popular para ir a cada uno de estos destinos es el mismo, a los 10 km se separan las rutas, en un lugar conocido como El Cruce. Desde aquí inicia un descenso de 6 km aproximados para ir al Tetero, mientras que para ir al Pico apenas se ha llegado al inicio de la cuesta más empinada: La Subida del Arrepentimiento.

Por esta razón, ir al Valle del Tetero requiere muchísimo menos esfuerzo que subir al Pico. Aún así, el clima, el terreno y la distancia son muy similares, de modo que es un entrenamiento ideal para aquellos que desean en algún momento coronar la montaña más alta de Las Antillas. Si quieres fortalecerte para ir al Pico, ven al Tetero.


2. En el Valle caben sólo pocas personas: Mito.

El Valle del Tetero es un lugar inmenso, que va mucho más allá de la pequeña zona de la caseta de guardaparques que se ha hecho muy popular por los visitantes. Por esta razón, especialmente en los meses de enero y febrero, suele llenarse de cientos de campistas que disfrutan de este hermoso clima.

Aún así, no significa que no haya un límite para la carga humana y animal que la zona puede soportar sin verse degradada. Es muy importante ser conscientes con el impacto que causamos en este entorno natural y seguir los Principios de No Dejar Rastro, para así asegurar que podamos seguir disfrutando del Valle en el futuro cercano.


3. Para subir hay que estar en buena condición de salud: Realidad.

Definitivamente, caminar 16 km seguidos, con una ganancia de altura total de 1,063 metros, por un sendero muy erosionado, empinado y desgastado, no es tarea fácil. Con el paso de los años el sendero desde la Ciénega de Manabao se ha deteriorado tanto que muchos entendemos que debe buscarse una ruta alterna, más amigable con el medio ambiente y con los visitantes.

Por esta razón el viaje se hace mucho más demandante. No es necesario ser un atleta, ni mucho menos, pero hay que estar en buena condición de salud para poder hacer un ejercicio suave, contínuo, como es el de caminar durante todo el día.


4. El Valle del Tetero se encuentra en el Parque Nacional José Armando Bermúdez: Mito.

Debido a que la mayoría de los visitantes ascienden al Valle del Tetero iniciando su caminata en la Ciénega de Manabao, cerca de Jarabacoa, La Vega, y que este lugar se encuentra en el Parque Nacional José Armando Bermúdez, existe la creencia popular de que el Valle se encuentra en este parque. Sin embargo, durante la caminata se cruzan los límites hacia otro parque nacional, el José del Carmen Ramírez, y es aquí donde se encuentran el Valle del Tetero y el Pico Duarte, ambos ubicados en la Provincia San Juan.

No te pierdas la oportunidad de venir con nosotros y disfrutar del Valle del Tetero al estilo Patas Sucias. Aunque debes estar en buena condición de salud, si te preparas adecuadamente puedes hacerlo. #AcamparEsFacil

Próximas Excursiones


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mitos y realidades del Campamento Máximo Gómez

Alimentación adecuada para acampar

Una acampada para toda la familia