El Amazonas no se quema, lo están quemando

En las últimas semanas hemos entrado en un nuevo nivel de consciencia e interés sobre la importancia de la Selva del Amazonas y sobre los fuegos que allá están ocurriendo. Éste, al igual que sobre los fuegos que ocurren en nuestros parques nacionales (las selvas tropicales dominicanas), es un tema bien complejo y profundo, pero que han resumido muy bien los vlogbrothers en su canal de YouTube.


A pesar de que el vídeo está en inglés, y que al momento sólo tiene subtítulos en portugués, me parece una buena fuente para entender el problema y empezar a sensibilizarse e interesarse al respecto. Todos podemos aprender sobre esta situación global, que no sólo sucede en Brasil, sino también en nuestra querida República Dominicana.


Los puntos clave de la discusión del vídeo son los siguientes:
  • Los fuegos en la Selva del Amazonas no son silvestres ni espontáneos; no son parte natural de ese ecosistema.
  • Los fuegos son iniciados a propósito, por las personas, para fines agrícolas y ganaderos.
  • Los bosques tropicales no sólo se desarrollan con la lluvia, sino que también crean lluvia.
  • Brasil ha reducido y relajado las regulaciones respecto sus áreas protegidas.
  • Brasil ha reducido y relajado las inspecciones y vigilancia de sus áreas protegidas.
  • Existe la concepción de que, aunque hay mucho valor en los suelos de los bosques tropicales, nadie está sacando dinero de ellos.
  • La mayor parte del bien que genera la Selva del Amazonas es para todos a nivel global, pero ni Brasil ni su gente reciben ningún ingreso por ésto.
  • Si la Selva del Amazonas se reduce de manera significa, hay una muy alta probabilidad de que se convierta en un gran desierto (al perder su capacidad de generar lluvia).
  • Hay personas, en su mayoría indígenas, que viven en, y subsisten de, la Selva del Amazonas, y que deben ser tomados en cuenta en todas estas discusiones.
  • En América, las zonas de mayor producción agrícola y de producto interno bruto (PIB) más elevado son las que reciben las lluvias que genera la Selva del Amazonas. Por decirlo de alguna manera, todos en américa comemos la lluvia del Amazonas.
  • El nacionalismo hace percibir como amenaza las preocupaciones de extranjeros respecto a la Selva del Amazonas.
  • Hay datos científicos que nos advierten sobre las consecuencias de lo que estamos haciendo en la Selva del Amazonas, para que podamos tomar las acciones adecuadas. No podemos alegar ignorancia.
  • Hay legislación sobre derechos humanos que deben proteger a las personas que viven en la selva tropical.
Esta realidad que está viviendo Brasil es muy similar a la que vivimos en nuestro país. Es obvio que nuestra escala es menor, por el reducido tamaño de nuestras selvas tropicales. Pero, precisamente por este reducido tamaño, nuestras selvas son mucho más frágiles. Tomemos consciencia y empecemos a actuar en la dirección correcta: debemos preservar nuestros entornos naturales. #NosotrosAcampamos

Próximas Actividades


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cómo recuperarse después de la excursión: picadas de mayes y jejenes

Los 10 equipos esenciales para toda excursión

Sendero Quisqueya: el Sendero Ultralargo del Caribe